Gobernar lo que viene

Gobernar lo que viene

 

El primer encuentro en vistas de lo que viene tuvo lugar el pasado miércoles. Fueron llegando a aquella sala jóvenes y adultos quienes interesados en los desafíos y oportunidades de los nuevos tiempos entendieron que no podían quedar ajenos a un proceso de reflexión y construcción del país que queremos.

La conferencia estuvo a cargo del doctor en Economía Pablo Caputi que comenzó con una revisión de la historia de nuestro país, claves para entender hacia dónde va el mundo y el papel de los llamados por él “millenials” como motor de cambio.

Fue útil poner en consideración estos temas sobre todo para entender nuestras posibilidades país en el mundo. Actualmente hay signos de que algunas formas están cambiando, situaciones que, con los viejos paradigmas, nos cuesta interpretar. Por ejemplo, el trabajo a través de plataformas móviles como Uber, personas que ganan dinero subiendo videos a YouTube, supermercados sin cajeros, el dinero digital. Son situaciones que nos cuestionan y signos de lo que viene.

En nuestro país, la industria de las nuevas tecnologías, la industria de las tecnologías de la información y comunicación (TICs), aporta al PIB un 2,2 % y genera cerca de 12.400 puestos de trabajo. Además es un sector que tiene una gran capacidad de crecimiento y de generación de más empleo.

Pero como contrapartida, según un estudio reciente del IEEM, el  54% de las posiciones hoy ocupadas tienden a desaparecer en los próximos 20 años, aquellas que pueden ser reemplazadas por un robot. Cosa que no va a pasar con los empleos que requieren destreza manual, creatividad y empatía.

Frente a este contexto nos preguntamos por el papel que desempeña el gobierno, ¿nuestra educación está orientada a fomentar las habilidades necesarias para los empleos del futuro?, ¿se fomenta de alguna forma el emprendimiento?

La conferencia del miércoles dejó sentadas las bases de un proceso de reflexión y aporte intergeneracional, porque no sería posible construir de otra forma futuro desde el presente.   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *